Entrevista completa a Mourinho en Esquire UK (Primera Parte)

miércoles, 5 de marzo de 2014



Texto: Tim Lewis  -  Traducción: Ángeles para MourinhoTv.com  
Fotografía: Simon Emmett  -  Estilismo: David Lamb

¿Es José Mourinho el mejor entrenador de fútbol del mundo? Él cree que sí.

En el final de la serie Los Soprano, Tony -el jefe de la mafia interpretado por James Gandolfini- Cae en coma y, mientras él se aferra a la vida, sus subordinados se disputan la sucesión. Tony finalmente se recupera y vuelve al trabajo, pero detecta una pérdida de fe en su liderazgo. Cuando se desmaya en una boda, sus hombres lo rodean como los tiburones. Él decide que tiene que hacer algo al respecto.

La oportunidad se presenta cuando todos sus hombres están sentados comiendo un día . Él mira alrededor de la habitación- Sil, Paulie Walnuts , Bobby Bacal - antes de que su mirada se posa sobre el nuevo chico, quien le ha estado dando vueltas: "Músculos Marinara" Annunziata.

Es un doble de Vin Diesel; joven y duro pero también defectuoso: es un exaltado y sin experiencia. "¿Cuál es tu maldito problema? " Dice Tony antes de iniciarse la disputa. Se pelean y Tony le destruye, antes de mirar hacia abajo y declarar, "¿Cómo es eso, eh? ¿Tienes algo más que decir?" El mensaje ha sido enviado. Las aletas se desvanecen desde el agua.

En una lectura de los acontecimientos, que pueden ser exactos o no, algo muy similar ocurrió en Stamford Bridge el pasado verano. José Mourinho llegó y por primera vez en su carrera como entrenador precoz, era vulnerable: había llegado después de tres irritantes años en el Real Madrid y fue su primera temporada sin haber podido ganar ni un titulo.

Miró a su alrededor el vestuario -John Terry, Lampard, Cole- y, finalmente, su mirada se posó sobre Juan Mata. Tenía 25 años, un artesano con el balón, votado por los fans como su jugador favorito las dos últimas temporadas. Derribarlo haría que el resto supiera quién era el jefe, que nadie es intocable. Y eso es exactamente lo que hizo Mourinho. El Chelsea, un club que en los últimos años parecía una prisión administrada por sus propios internos, estaba bajo el control de una nueva (vieja) gestión.

***

Antes de que José Mourinho comience un nuevo trabajo, envía una carta abierta a los que pronto serán sus compañeros de trabajo. La primera vez que lo hizo, en enero de 2002, en el FC Porto, fue una hoja de papel, pero el portugués ha evolucionado con los tiempos.

"En este momento, tenemos una aplicación en nuestros teléfonos y en nuestros iPads", explica en referencia al mensaje que llegó a las bandejas de entrada de los jugadores del Chelsea el verano pasado. Los labios de Mourinho esbozan una comedida sonrisa, "Así que ninguna carta de papel más."

Las instrucciones básicas que retransmite al grupo casi no han cambiado en más de una década de gestión. Mourinho siempre habla de su creencia de que el fútbol es un esfuerzo colectivo y que cada individuo tiene que anteponer el equipo a su ambición personal. Él promete ser justo, pero recuerda a los jugadores que cada decisión que tome será la mejor para los intereses del club. Aún así, él sabe que los futbolistas tienen egos, por lo que deja en claro que si se comprometen plenamente con su forma de trabajar, va a dedicar cada átomo de su ser para hacer que los jugadores lleguen a su nivel máximo.

Este documento se convierte en casi un acuerdo contractual entre el manager y los jugadores, un resumen escrito de lo que espera de sus jugadores y lo que obtendrá a cambio. "¡Sí!", Dice Mourinho. "Ya no esta el: Te respeto, porque eres el manager."

El jugador de fútbol de hoy, en términos generales, sólo está dispuesto a dar cuando recibe. Es como: "Te respeto porque eres bueno. Te respeto porque eres honesto conmigo. Te respeto porque me estás haciendo mejor jugador". Ya no esta el "Te respeto porque eres el manager, un poco como te respeto porque eres el policía."

La forma de trabajar de Mourinho no funciona con todos. En el Real Madrid, fue pública la mala relación con dos de las estrellas: Iker Casillas y Sergio Ramos, tal vez el portero y el defensa más venerados en el mundo, respectivamente. 

Se filtró a los periódicos que después de una derrota ante el Barcelona, en una discusión Ramos dijo a Mourinho: "Como nunca has sido jugador, no sabes lo que a veces sucede." También se decía que Mourinho y Cristiano Ronaldo apenas se hablaban al final de su estancia en España.

Pero los métodos no convencionales de Mourinho también han creado un pequeño ejército de jugadores que son acólitos. Zlatan Ibrahimovic afirmó que el técnico portugués le hizo "sentir como un león". El mediapunta holandés Wesley Sneijder fue aún más lejos: "Yo estaba preparado para matar y morir por él". Cuando la madre de Frank Lampard murió en 2008, Mourinho le llamó por teléfono todos los días, dándole sus condolencias y ofreciéndole asesoramiento. Mourinho ni siquiera era su manager entonces y era muy probable que Lampard no volviera a jugar a sus ordenes de nuevo.

"Él es el manager más cuidadoso y más leal con el que he trabajado", dijo Lampard recientemente. "Podría no ser imparcial, porque me encanta el hombre, pero él lo hace al instante. Él trae el éxito inmediato".

A medida que leía la hoja de 'antecedentes penales' de Mourinho, con los que lo odian y los que creen en él, su expresión se mantiene neutral, como si en una cena dijeran los especiales y él ya tuviese tomada la decisión de que pedir.

"Es imposible hacer a todos los jugadores mejores, con unos pocos no tengo éxito y a otros no los puedo mejorar. Pero si voy jugador por jugador mi porcentaje de jugadores que alcanzan sus mejores años y los mejores momentos de su carrera conmigo es enorme. Por supuesto, hay algunos con los que la conexión no fue buena, porque las personalidades no encajaban o porque no disfrutaba trabajando con ellos. Pero ese porcentaje es mínimo."

No debería sorprender a nadie que Mourinho divida vestuarios; divide a todos los que les gusta el fútbol así que básicamente divide el mundo. Sus logros no se discuten. Él es el único entrenador del mundo que ganó los títulos de liga en Inglaterra, Italia, España y Portugal, pero es consciente de que la mención de este hecho es como poner tus notas de la enseñanza secundaria en tu CV.

Él ganó la Champions League dos veces con los dos equipos más débiles (Porto en 2004 y el Inter de Milán en 2010) en los últimos 10 años. También ha ganado una serie de copas y Supercopas, pero su récord más loco es que sus equipos casi nunca pierden los partidos en casa. Mourinho no construye equipos, recluta guerreros espartanos preparados para defender su ciudadela hasta la muerte.

Por lo tanto, cualquier equipo debe estar desesperado por tener a Mourinho como entrenador, pero no siempre es el caso. Fue entrevistado para el puesto en Barcelona en 2008, pero los catalanes optaron por Pep Guardiola, en ese momento sin experiencia y siendo la antítesis de Mourinho. El Manchester United podría haber perseguido a Mourinho para sustituir a Sir Alex Ferguson, pero las palabras desde Old Trafford fueron que no les gustaba la tendencia del portugués de cambiar de club cuando se aburre, prefiriendo a alguien para largo plazo.

Hay un rumor de que Mourinho lloró cuando se enteró de que no había sido el elegido para el puesto, pero él asiduamente niega que alguna vez estuviera cerca. A algunos expertos como Johan Cruyff, no les gusta el estilo de fútbol con el que sus equipos juegan, mientras que casi todo el mundo lo encuentra arrogante, posiblemente, incluso narcisista.




Mourinho ha oído de todo, y tal vez lo más extraordinario es que realmente no parece importarle. Por supuesto, él es consciente de que como un entrenador de fútbol sus acciones son examinadas como casi ninguna otra profesión. Incluso los primeros ministros y presidentes lo tienen más fácil la mayoría de los días en comparación. Sus éxitos son públicos, pero también lo es cada fracaso.

Si, por ejemplo, Juan Mata florece como un jugador de Manchester United, la gente va a querer saber por qué lo vendió. Si él resopla que Arsène Wenger se está siempre quejando el técnico del Arsenal se enterará a los pocos minutos. La historia le puede mostrar que su jefe, Roman Abramovich, ha despedido a seis managers perfectamente validos desde el propio Mourinho fue desechado en septiembre de 2007.

¿Encuentra el trabajo de entrenador de fútbol estresante? "No", responde tajante. "Encuentro que la vida es estresante a veces. No en Londres, pero en Madrid y en Italia era estresante."¿Que lo mantiene despierto por la noche? "Nada", dice, y estalla en risas.

"¡Nada! Duermo siete u ocho horas cada noche." - Hace una pausa - "No puedo comparar mi trabajo con el de un médico que está haciendo una operación de corazón. La diferencia es que millones de personas conocen el resultado de mi trabajo y las únicas personas que conocen el resultado del suyo son la familia de la persona que está en la mesa de operaciones. Pero él tiene muchas más responsabilidades que yo. Por eso a veces siento que ganamos mucho dinero en comparación con las personas que hacen mucho más que nosotros por el beneficio de la humanidad"

"¿Qué es el fútbol? El fútbol es emoción. Nada más que eso."

***

Era más mayor y probablemente más sabio el Mourinho que volvió a Londres el pasado verano. La primera vez, tenía 41 años, cortés y bronceado. Cuando fue presentado a la prensa en 2004 dijo su célebre frase: "Yo no soy el que viene directamente de una botella. Soy The Special One" Los aficionados del Manchester City trataron de difundir que su distintivo abrigo gris pizarra era de Matalan, pero en realidad fue hecho por Armani. Ese detalle era suficiente para decirnos que estábamos entrando en una nueva era.

Ahora Mourinho tiene más canas que entonces, más de la mitad de los managers de la Premier League son más jóvenes que él y parece haber decidido no estar demasiado obsesionado con lo que lleva puesto. En estos días, se le ve en la banda del campo con un largo anorak o ropa de entrenamiento, incluso con una braga polar.

"Me pongo ropa para sentirme bien, no para verme bien", explica. "A veces puedo llevar un chándal, otras veces una corbata y una chaqueta, depende de las circunstancias, pero nunca estoy preocupado por estar a la moda o algo así. Lo importante es el sentirse bien"

No estoy totalmente seguro de eso. Esta tarde de invierno, en un estudio fotográfico en Fulham a medio camino entre su piso de Eaton Square y Stamford Bridge, Mourinho se convierte en imagen de prendas de punto de buen gusto y sastrería. Lleva un cardigan cruzado, camisa de franela- más bonita de lo que parece- y un chaleco de Zegna. Su corte de pelo antes de Navidad ha crecido algo y se ve mejor.

¿Cómo es él en persona? La única respuesta que puedo ofrecer es: ¿Cómo imaginas que es José Mourinho? Él es así. Esto en sí es extraordinario, es único entre los personajes famosos que he encontrado.

Los famosos siempre te sorprenden en uno o dos aspectos: son más cortados o más elegantes o más gruñones de lo esperado. Mourinho es como el Mourinho de la tele y los titulares de prensa pero un poco menos extremo e indignado, el volumen de su voz es menor.

Él no es exactamente encantador, pero extremadamente carismático. Yo había oído que le gustan los coches, tiene unos cuantos y este año un exclusivo superdeportivo llevará su nombre. Así que pregunto si los coches son importantes para él. Él hace una mueca sobresaliendo su labio inferior: "No". Seguimos adelante, es un intelecto temible, siempre un paso por delante.

Uno de los rasgos de los jugadores de hoy es la vanidad. "Muchas veces en el Real Madrid, los jugadores hacían cola delante del espejo antes del partido mientras que el árbitro los esperaba en el túnel", recuerda.

"Pero así es la sociedad ahora. Los jóvenes se preocupan mucho por esto: son veinteañeros y yo estoy en los cincuenta, si quiero trabajar con niños tengo que entender su mundo. ¿Cómo puedo evitar que mis jugadores estén en el bus haciendo, eh, ¿cómo se llama? con Twitter y estas cosas? ¿Que puedo hacer para que mi hija y mi hijo no hagan lo mismo? Por lo tanto, tengo que adaptarme a este momento."

Mourinho acepta que el fútbol es un juego menos inocente que cuando llegó por primera vez al Chelsea hace una década. Él fue traído por Abramovich, magnate del petróleo solitario, que no mucho antes había comprado el club por 140 millones de libras, sin molestarse siquiera en regatear. En un mes, el ruso había gastado 100 millones de libras, una cantidad insondable en aquel entonces, en los nuevos jugadores.

"Yo soy manager desde el año 2000, así que estoy en mi segunda generación de jugadores. Lo que siento es que antes, los jugadores estaban tratando de hacer dinero durante toda su carrera, ser rico al final de su carrera. Pero en este momento, las personas que los rodean tratan de hacerlos ricos antes de comenzar su carrera."  Ríe sin ganas. "Ellos tratan de hacerlos ricos cuando firman su primer contrato, cuando no jugaron ni un solo partido en la Premier League, cuando ellos no saben lo que es jugar en Champions. Esto pone a los clubs en condiciones difíciles a veces."

¿Y hace que el trabajo de Mourinho sea más difícil? "Tienes que encontrar al chico correcto: el chico que quiere tener éxito, tiene orgullo y pasión por el juego. Su sueño no es ganar un millón más o uno menos, su sueño es jugar al más alto nivel, para ganar títulos, porque si haces estas cosas serás rico al final de tu carrera. Así que estamos trabajando duro para dar la mejor orientación a los jugadores jóvenes, para que sigan los ejemplos de los chicos del pasado, los Lampards, los Terrys, que siempre fueron fanáticos de las victorias."

  • Puedes leer la segunda parte de la entrevista aquí

Fuente: esquire.co.uk

2 comentarios :

  1. Increible aportaso. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luis ^___^ ya está disponible la segunda parte.

      Un saludo

      Eliminar

 
Mourinho Tv © 2013 | Plantilla diseñada por Ciudad Blogger